volar con niños

Consejos para volar con niños sin problemas

Juega a los pilotos

Deja que tu hijo sea un piloto o una azafata y juega con normalidad atendiendo a todo lo que suele ocurrir a bordo. De esta manera, podrás controlar el pánico antes y durante el vuelo.

Toma medidas para el mareo

Coge bolsas para vomitar por si acaso. No pongas toda su ropa en la maleta por la misma razón, así si vomita y se mancha podrás cambiarle para evitar el mal olor. Asegúrate de llevar la tarjeta sanitaria europea.

Sencillos juegos

Cada padre y madre tiene un juego infalible para entretener a sus hijos. Juegos sencillos como el VeoVeo son los mejores para cualquier tipo de viaje. En caso de ir en coche, el juego de las matrículas también es muy recurrente, consiste en crear una frase con las tres letras que aparecen en la misma.

 No olvides lo más esencial

Coge muchos juguetes pero asegúrate de coger su preferido. Siempre hay riesgo de que se pierda algún juguete y se desate el drama. Al llevar muchos, si se pierde uno puedes darle otro.

Bebé elevado

La posición idónea para calmar a un bebé, es levantándolo por encima de la cabeza. Así que si se pone un poco nervioso, haz eso.

Sé esclavo del ritmo circadiano

Siempre que sea posible, vuela en horarios que los niños suelan quedarse dormidos, de esta manera puedes evitar cualquier tipo de percance durante el vuelo.

Servicio antes de embarcar

Antes de embarcar procura llevarles al servicio aunque digan que no tienen ganas, ya sabes que en ocasiones sí las tienen pero no quieren ir.

Comodidad

Asegúrate de que la ropa sea cómoda y coge una capa extra por si en algún momento el niño tiene frío. Ya sabes que en ocasiones en los aviones el aire está demasiado alto para los pasajeros.

elegir una maleta

Consejos para elegir una maleta

Comprarse la maleta a toda prisa porque te marchas de viaje nada más salir de la tienda es una mala idea. Hay muchas cosas en las que merece la pena fijarse para no arrepentirnos más tarde.

Nuestro último análisis de maletas puede ayudarte. Si tienes curiosidad por ver cómo lo hemos hecho, en el vídeo tienes un aperitivo de las pruebas de laboratorio. Pero si no encuentras los modelos recomendados o has visto otros que te gustan y no sabes qué hacer, recuerda estos consejos:

  • Al elegir entre maletas de carcasa rígida o semirrígida, no temas por la resistencia. Nuestro análisis demuestra que los dos tipos se comportan de forma parecida ante los golpes y las caídas.
  • Muchas maletas se presentan en tamaños que responden a las exigencias de las compañías aéreas. Las que tienen aproximadamente 60 litros de capacidad pueden cargar unos 20 kilos de equipaje, cifra que ronda el peso que cada pasajero puede facturar sin necesidad de pagar recargos por sobrepeso (en Iberia, por ejemplo, se pueden facturar 23 kilos por persona sin recargos; en Easy Jet, 20 kilos).
  • Lo ideal es que la maleta sea a la vez resistente y ligera. Fíjate en la composición de los materiales. El policarbonato, por ejemplo, forma parte de la carcasa de algunas maletas rígidas y ofrece buenos resultados: es ligero y tiende a deformarse más que a romperse, recuperando la forma si se presiona con fuerza desde el interior de la abolladura.
  • Comprueba la facilidad con que se guarda y se despliega el mango telescópico y camina por la tienda como lo harías normalmente. Si el mango es muy corto, es más fácil que te estorbe al caminar.
  • Los modelos de cuatro ruedas pivotantes se están imponiendo a los de dos. Prueba a arrastrar una maleta de cada tipo porque es una cuestión de gustos. Puedes comprobar en la página web del fabricante si hay repuestos de las ruedas o se dan direcciones para una eventual reparación.
  • Inspecciona el interior. Si tu prioridad es llegar con la ropa bien planchada, es conveniente que una de las paredes de la maleta sea plana y que haya suficientes correajes para inmovilizar la ropa. Y recuerda: si vas a transportar algo que no puede mojarse bajo ningún concepto, mételo en una bolsa de plástico. Nuestro análisis demuestra que gran parte de las maletas filtra agua bajo un chaparrón.
sillas de coche para niños

Sillas de coche para niños: lo que debes saber

Desde que se aprobó el nuevo Reglamento General de Circulación hay algunos cambios en la normativa que define cómo llevar a un niño o a una niña en el coche para que los menores estén bien protegidos en el coche. Te contamos todo sobre la nueva normativa de sillas infantiles, con las últimas actualizaciones que entraron en vigor el 1 de octubre de 2015.

Recuerda que los accidentes son la primera causa de mortalidad infantil en los países desarrollados: el cinturón no protege a los más pequeños que no llegan con los pies al suelo.

Te explicamos cuáles son las sillas infantiles que hay en el mercado para que puedas escoger la mejor.

Infórmate también de cuáles son los coches más seguros del mercado o sigue leyendo esta comparativa de coches familiares.

Puntos clave en la normativa actualizada a 1 de octubre de 2015 (BOE 18 de Julio) sobre las sillas de coche:

  • Los niños tienen que llevar una sillita en el coche hasta que midan más de 1,35 metros y deben viajar siempre en el asiento de atrás excepto cuando el vehículo no tenga asientos traseros o todos los asientos traseros estén ya ocupados por sistemas de retención infantil. En este caso los menores sí podrán viajar delante con una silla homologada.
  • Recuerda que la edad (anteriormente 12 años) ya no es la referencia para saber si un menor debe usar una sillita o no: ahora es la altura, 1,35 metros, la que lo marca.
  • Las sillas del Grupo 0 o Grupo 0 + tienen que colocarse en sentido contrario a la marcha.
  • Es importante escoger un sistema de retención infantil adecuado a la edad y a la altura del niño/a.

De modo que ¿cuándo pueden ir en el coche sin sillita los menores? Cuando midan más de 1,35 metros, independientemente de su edad.

Multa por llevar niños sin silla

Por más corto que sea el trayecto, siempre debes llevar a los niños de menos de 1,35 metros en una sillita homologada acorde con su peso y edad ya que es la única manera de garantizar su seguridad. Llevarlos solo con el cinturón, además de ser una infracción, no sirve. Como lo niños no tocan el suelo, el cinturón no actúa como con un adulto, de modo que no les protege de lesiones graves ni evita que salgan despedidos en caso de accidente. En cambio, los sistemas de retención para niños reducen en un 75% las muertes por accidente de tráfico y rebajan la posibilidad de lesiones en un 90%.

Si circulas con un menor de menos de 1,35 metros sin sillita pueden quitarte de forma automática tres puntos del carnet de conducir y ponerte una multa de 200 euros. Además, el agente puede incluso inmovilizar tu coche.

¿Hasta qué edad la silla en el coche es obligatoria?

Los niños deben viajar en coche con una silla infantil adecuada a su edad y peso hasta que tengan una estatura superior a los 1,35 metros, normalmente alrededor de los 12 años. Aunque no sea ya obligatorio una vez los niños han alcanzado la altura de 1,35 metros, la Dirección General de Tráfico (DGT)  recomienda usar la silla si es posible hasta que el niño mida 1,50.

A partir de entonces, los progenitores pueden escoger entre el cinturón de seguridad o seguir utilizando un sistema de retención infantil de tipo III (entre los 22 y los 30 kilos).

Siempre que uno de los pasajeros mida menos de 1,35 metros (sea niño o adulto) deberá ir sujeto en su sistema de retención. No importa lo corto que sea el desplazamiento, la seguridad ha de ser la prioridad número uno al volante en todo momento.

Por lo tanto:

¿Hasta qué edad se debe llevar la silla en el coche? Puedes llevar niños en coche sin silla cuando tengan una estatura superior a los 1,35 metros, sea cual sea su edad.

¿Cómo llevar la silla del bebé en coche?

Los bebés tienen que ir en sillas del grupo 0 o 0+, siempre en sentido contrario a la marcha y preferiblemente en los asientos traseros a menos que el coche sea solo de dos plazas o que todos los asientos traseros estén ocupados por otros sistemas de retención infantil en uso.

¿Cuándo pueden viajar en el asiento del copiloto?

Con la última actualización de la normativa a fecha de 1 de octubre solo se permite que los menores de edad que midan menos de 1,35 viajen en el asiento delantero con el correspondiente sistema de retención infantil si:

  • El coche tiene sólo dos plazas
  • Si todos los asientos traseros están ocupados por otros sistemas de retención en uso por otros menores que así lo precisan.

En cualquier caso, las sillitas para los más pequeños (Grupo 0 o Grupo 0+), tendrán que colocarse en sentido contrario a la marcha para evitar o reducir posibles lesiones en caso de accidente o frenado brusco.

Además, recuerda desactivar el sistema de Airbag si lo tienes. Si no puedes desactivarlo deberías colocar la sillita en el asiento trasero. También te puede interesar saber cuáles son los mejores coches familiares del 2016

Cómo colocar la silla infantil? ¿Sentido de la marcha o contrario?

Viajar en el sentido contrario de la marcha es más seguro porque la fuerza de cualquier impacto se reduce. Por eso, la Dirección General de Tráfico obliga a los niños más vulnerables (hasta el primer año) a viajar en el sentido contrario a la marcha siempre que la silla lo permita.

¿Cómo elegir un sistema de retención infantil?

Existen 5 grupos de sistemas de retención infantil diseñados para adaptarse al máximo al peso y la estatura de los más pequeños. Para ahorrar te interesará comprarte un sistema convertible que se ajuste al crecimiento de tus pequeños.

Exige siempre que el sistema esté homologado (busca una etiqueta de color naranja) y pregunta al vendedor cuál es la mejor sillita infantil para tu coche.

  • Grupo 0: Cuco o capazo. Se suele utilizar hasta que los bebés cumplen 1 año, hasta los 10 kilos de peso. Colócalo en el sentido contrario de la marcha.
  • Grupo 0+: Capazo o Sillita. Hasta los 18 meses y los 13 kilos. Sujeta el capazo detrás en sentido contrario a la marcha. Sabrás que es el momento de cambiar de sillita cuando la cabeza de tu bebé sobresalga del asiento.
  • Grupo I: Sillita. De 1 a 4 años (entre los 10 y los 18 kilos). Ahora que tu bebé ya es mayor tendrás que colocar la sillita en el sentido de la marcha y enseñarle a no sacar los brazos para que viaje siempre protegido.
  • Grupo II: Asiento elevador con respaldo. De 3 a 6 años (15/25 kilos), ya enseñamos a los niños y a las niñas a comer con nosotros en la mesa colocándoles unos cojines para que lleguen mejor. Pues de igual manera, en el coche utilizarán el cinturón de seguridad como los adultos pero arropados por un asiendo elevador con respaldo que les protegerá mejor.
  • Grupo III: Cojín elevador. De 5 a 12 años (22/36 kilos). Lo mismo que el grupo III pero adaptado a los más mayores.

¿Se puede viajar con niños sin silla en taxi?

La respuesta es sí: se puede viajar con niños en taxi sin sillita aunque exclusivamente en áreas urbanas de grandes ciudades, nunca por carretera.

Igualmente, pídele al taxista que no corra y que se mantenga en el mínimo de kilómetros por hora permitidos.

Puntos de anclaje para sillas de bebé

Las sillas de bebé se fijan al coche mediante los puntos de anclaje de los cinturones de seguridad. Si los tuyos están estropeados deberás pedir cita para que te lo arreglen. En Zurich Seguros ponemos a tu disposición una red de más de 800 talleres de confianza con ventajas y descuentos para todos los clientes de los seguros de coche de Zurich Seguros.

viajar con un bebé

Destinos dónde viajar con un bebé

Islas Canarias

Con la llegada del bebé, muchos padres tienen miedo de salir del país por si pasa algo con el pequeño. Joanna Saldón, de Mamás viajeras apuesta por quedarse en España y nos propone ir a las islas Canarias:  “Yo siempre recomiendo para ir con bebés es Canarias. De hecho, cuando nació mi segundo hijo fueron mis dos primeros viajes con él, uno a Fuerteventura y otro a Tenerife. Las islas son sitios accesibles y cómodos para ir a la playa, visitar cosas, comer bien y sobre todo tener buen tiempo asegurado. Además ahora existe el sello Familly Welcome que dice que todos los establecimientos adheridos a él están preparados para las familias. Canarias cuida mucho el turismo familiar y eso se nota”.

El Algarve (Portugal)

Si lo que queremos es cruzar la frontera, pero no ir demasiado lejos, Antonio Ruíz, de Naturaleza y Viajes apunta como destino ideal para ir con bebés el Algarve: “Un país para hacer un gran viaje con bebés y niños es Portugal, en el que adoran a los niños y está muy bien adaptado para viajar con ellos. A nosotros nos encanta viajar por el Algarve con nuestros hijos y es por tanto nuestro lugar favorito para pequeñas escapadas”.

Los Pirineos

También un destino cercano es el que nos propone Suzanne Geudeke de Menudos Viajeros y no es otro que ir a Los Pirineos: “A nosotros nos encantan los Pirineos para una escapada con los peques. Hemos descubierto la Garrotxa y es perfecto para toda la familia. Hay campings con encanto, puedes hacer senderismo, subirte a un tren y descubrir los volcanes, alquiler una bici y recorrer la vía verde, ver animales en el Molló Parc… Mil cosas para pasarlo superbien en familia”.

Noruega / Islandia / Dinamarca / Suecia

Los países del Norte de Europa son una de las mejores alternativas para viajar con bebés, como así aseguran tanto Antonio de Naturaleza y Viajes, como Pau García del blog El Pachinko.

Pau nos explica sus razones: “Siempre que me preguntan por destinos para ir con bebés en verano recomiendo los países del norte de Europa. A nosotros nos gustaron especialmente Islandia y Noruega, que aunque son muy distintos, tienen en común sus temperaturas agradables en verano, su tranquilidad y una naturaleza que impresiona. Además, están muy preparados para ir con bebés porque en cualquier establecimiento encuentras cambiadores, microondas para calentar la comida o sillitas en taxis y transportes públicos. Son países donde apuestan firmemente por la conciliación laboral y familiar y eso también lo notan las personas que viajan con bebés y niños pequeños”.

Antonio Ruíz también lo tiene muy claro: “Hemos de tener muy en cuenta que los destinos y el número de días de duración de nuestro viaje va a depender mucho del carácter de los diminutos (no es lo mismo viajar con mi torbellino de un añito que con mi audaz pero generoso guerrero de tres) . Yo personalmente prefiero ir a un destino no demasiado exótico con un bebé, del tipo Ásia (salvo países como Japón por ejemplo) o África por motivos muy diversos, especialmente por salud, en el sentido de que el sistema sanitario en este tipo de países no son los más adecuados y en ocasiones podríamos vernos en un aprieto (he visitado zonas recónditas del África negra en el que nunca llevaría a mi bebé y me lo pensaría con mi hijo de tres años). Sin embargo, si que me gustan destinos especialmente adaptados a viajar con bebes o niños, como es el caso de la inmensa mayoría de los países europeos. De entre todos ellos me quedo con Suecia (especialmente Estocolmo, con un sinfín de posibilidades para los niños) y Dinamarca (ciudades como Copenhaguen encierran lugares extraordinarios para los niños que les harán disfrutar al máximo), son lugares excepcionales para viajar con bebés y niños”.

Selva Negra (Alemania)

Un poco más cerca que los países nórdicos, pero también allende nuestras fronteras es ir a Alemania como propone Fran Soler de Myguiadeviajes:  “Yo me quedo con la Selva Negra. Es un destino cercano a España, muy preparado para ir con bebés, combina pueblos medievales con verdes campos, se respira aire puro y lo puedes recorrer a tu aire con coche de alquiler”.

Grecia

Si cuando llegó la criatura a este mundo pensabas que ya no habría opciones para viajes culturales, Octavio Avalos y Montse Balagueró de Un Mundo para tres nos muestran todo lo contrario y aconsejan ir a Grecia como hicieron ellos: “Nuestro primer destino fuera de España con Álvaro fue Grecia. Allí cumplío su primer añito de vida. Es un destino en el que podemos encontrar de todo y hacer de todo, tendremos muchas comodidades como en España y encontraremos los mismos productos que encontramos aquí para nuestros bebés. Es un país fácil de viajar si vas por libre, tienes hermosas islas como Santorini, Ios, Mikonos, Paxos, etc.. fáciles de llegar, y muy hermosas de visitar, tanto en verano donde nos asaremos algo más o en invierno que aunque haga más fresquito podemos disfrutar de unos días de auténtica tranquilidad. En el interior de Grecia podemos llegar hasta Metora y recorrer los monasterios, posiblemente un de los paisajes más hermosos de Europa, o acercarnos a la península de Pilio junto al Mar Egeo y recorrerla, con sus pueblos de montañas sus estación se esquí y sus playas de mármol, un lugar fantástico. País pequeño y fácil de recorrer”.

Islas del Mediterráneo: Cerdeña y Chipre

En el mar Mediterráneo nos encontramos con varias islas que pueden ser una muy buena opción para ir con bebés. Algunas de estas islas son bastantes desconocidas por lo general. Cerdeña es uno de los destinos aconsejados por Sandra de My Family Passport: “Yo siempre recomiendo Cerdeña porque es una isla muy completa donde descansar en playas perfectas para niños combinado con paisajes espectaculares, ciudades con mucho encanto y un gran legado histórico“.

Croacia

Lola apunta también otro país como buena opción para viajar con bebé: Croacia. “Es un país con un buen nivel de desarrollo, hay buenas comunicaciones y las distancias más largas se pueden hacer por tramos cortos (ideal para los bebés), ya que siempre existe algo de gran interés para visitar cerca. Tiene buen clima y con posibilidad de compaginar la costa y los parques naturales con el turismo cultural. Aunque las tronas en los restaurantes y las cunas en los hoteles no se conocen, se puede cambiar al bebe en cualquier sitio ya que todo está muy limpio, las calles están impolutas (por si el bebé se tira al suelo). En los alojamientos las camas son muy anchas (para dormir con el bebé) o en muchas ocasiones dejan habitaciones triples por el precio de una doble. Desde mi punto de vista es un destino ideal!”.

Un crucero por Oriente Medio

Otra buena opción para viajar con un bebés es la que nos propone Verónica Corrales de Los Viajes de Vero, Paco y Helia que nos recomienda hacer un crucero por Oriente Medio: “Creemos que casi todos los países del mundo son aptos para viajar con niños siempre cuando se tomen unas medidas lógicas antes y durante el viaje. Recientemente probamos una nueva forma de viajar con Helia: mediante un crucero por Oriente Medio y fue una experiencia que disfrutamos mucho tanto la peque como nosotros. Viajar en un crucero con un bebé, despreocuparse de buscar sitios para comer y sobre todo, la posibilidad de disfrutar del variado entretenimiento a bordo que hará las delicias de todos. A nosotros esta forma de conocer Omán y Emiratos Árabes nos gusto mucho y esperamos pronto volver a embarcar rumbo a la aventura”.

Nueva York

Pero si queremos salir de Europa, y somos urbanitas, nuestra recomendación, sin duda, es Nueva York y la Costa Este de Estados Unidos. Como ya os hemos ido contando, fue nuestro primer viaje transoceánico con nuestra hija que tenía 8 meses. Fue nuestra elección porque a pesar de la distancia, es un destino al que se puede viajar con mucha facilidad con un bebé porque entre otras cosas, podrás encontrar los mismos productos para el pequeño que aquí, la gente es muy amable y siempre encontramos palabras de cariño hacia nuestra peque y resulta una ciudad que se puede recorrer con facilidad con una sillita de bebé. Además, en muchos restaurantes hay tronas e incluso cambiadores. Y luego no hay problemas para poder acceder a los sitios turísticos.

Recomendación de última hora: Japón

Después de haber viajado a Japón en el segundo año de vida de Iris, tenemos que recomendarlo encarecidamente. Es el destino ideal para viajar con un bebé si deseas salir de Europa. Es un destino muy preparado para viajar con niños. Todo está limpísimo, los japoneses son muy agradables, los peques occidentales son tratados como si fueran estrellas de cine, hay cambiadores en todas las estaciones de tren e incluso en muchas de metro. Además, en los restaurantes nada más sentarte, te ponen un pequeño platito y cubiertos de bebé. Es un destino donde también podrás encontrar todos los productos que puedas necesitar para el bebé.

legoland

Legoland, diversión en Dinamarca

Atracciones en Legoland Billund

LEGOLAND en Dinamarca es un parque histórico que se creó en Billund en 1968. A pesar de que la idea inicial fuera la de crear un parque para niños, LEGOLAND ha ido rápidamente conquistando también a quienes dejaron de ser niños hace ya tiempo gracias a sus divertidas atracciones, como las reconstrucciones de su Miniland, una copia miniaturizada del mundo hecha con millones de ladrillitos LEGO. En LEGOLAND, los niños podrán sacar su primer carnet de conducir en la Toyota Traffic School o cocer pan con el Jefe Grandes Orejas en el Viejo Oeste. No pierdas la ocasión de subir a la montaña rusa del Castillo del Rey o de montarte en el submarino para una aventura entre los tiburones de Atlantis by SEA LIFE. ¿Y estás listo para la guerra de pistolas de agua en la Laguna de los Piratas? ¡No olvides ponerte un impermeable, pues la batalla no perdona a nadie! En total, hay más de 50 atracciones en el parque para que toda la familia pueda disfrutar.

Las últimas novedades

Por lo que concierne a las novedades, en 2014 ha abierto sus puertas la Casa Embrujada, una atracción de fantasmas, monstruos y vampiros para poner la piel de gallina. Sigue el éxito de Polar Land (2012), una expedición de exploradores al mundo polar con una montaña rusa atravesando un paisaje habitado por pingüinos verdaderos. En 2013 abrió LEGO LEGENDS OF CHIMA, un mundo de sensaciones en el área de Miniland, donde un túnel les brinda a los más curiosos la oportunidad de ver las construcciones de Miniland desde el interior, mientras el nuevo cine 4D invita a una experiencia divertida y emocionante.

Detalles curiosos

Para realizar el parque han sido necesarios 60 millones de ladrillitos que, puestos uno tras otro, serían suficientes a cubrir una distancia de 1500 km (¡la distancia que separa, por ejemplo, Barcelona de Ámsterdam!).
En el parque hay más de 200 casitas para paros carboneros y otros pájaros cantores: estas aves comen los insectos y permiten de esta manera una reducción drástica del uso de pesticidas para las plantas.
Cada otoño se plantan 80.000 bulbos.
El Castillo del Rey tienes una superficie de 2.500 m2: el equivalente de unos 20 chalets.

Alojamiento en Legoland

Si deseas pasar un fin de semana cerca del parque, puedes quedarte en el Hotel Legoland, un hotel de 4 estrellas con 199 habitaciones y con todo tipo de servicios. De estas 199 habitaciones, 36 son a tema (Aventura, Caballeros, Princesas, Piratas) para la ilusión de los niños. Como alternativa, puedes alquilar uno de los 4 tipos de casas de vacaciones del Lalandia Resort – el parque que se encuentra enfrente de Legoland y donde también encontrarás un parque acuático, restaurantes y juegos de interior.

Cómo llegar a Legoland Billund

Legoland se encuentra a un kilómetro del aeropuerto de Billund. Si llegas de Copenhague (a 260km), puedes elegir entre un breve vuelo nacional y coger un tren hasta Vejle, de donde salen buses que llevan directamente a Billund (encontrarás los horarios en rejseplanen.dk). Si viajas en coche, puedes mirar las indicaciones de ruta en página web de Legoland.

Precio de entradas

El precio de una entrada de un día para un adulto es DKK 296/ 39€ desde la página web (DKK 329/ 44€ en taquilla). Una entrada para niños entre 3 y 12 años cuesta DKK 269/36€ en la página web (DKK 299/40€ en taquilla). La entrada para niños entre 0 y 2 años es gratis.

Horarios de abertura del parque

La temporada de abertura de Legoland es de marzo a octubre (excepto dos semanas de cierre en septiembre). Durante la temporada baja los horarios de abertura son de 10 a 18, mientras que durante la temporada alta el parque abre de 10 a 20 (hasta las 21 en julio).

viajar ahorrando

Nuevas formas de viajar ahorrando

Elegir vuelos con escalas

Aunque sea mucho más cómodo viajar con vuelos directos de un punto a otro es sin duda más económico hacerlo de forma escalada. A la hora de elegir tus vuelos, tanto si lo haces en una agencia (pregunta al dependiente o dependienta), como si lo haces tú mismo/a mediante una web como MasCupon, fíjate bien en si hay el mismo destino desde nuestro aeropuerto elegido con escalas que salga más económico. Normalmente es así,… El problema de ahorrar de esta manera es que en muchas ocasiones, hacer escala, nos lleva algunas horas de espera en el aeropuerto o es en horas bastante intempestivas (madrugada o mañana bien temprano). Aún así, si no te importa esperar un tiempo y tampoco madrugar, esta es una de las formas de ahorro más elegidas por muchos viajeros.

Viajar en temporada baja

Seguro que todos lo sabéis a estas alturas, pero por si acaso: ¿Qué es temporada baja? Es aquel período anual en el que viajar a un destino en concreto nos sale mucho más económico que si lo hiciésemos en temporada media o temporada alta. Os ponemos un ejemplo:

Viajar a cualquier destino con playa será temporada baja si lo hacemos en otoño, invierno o primavera que si lo hacemos en pleno verano. Igualmente, viajar a un destino rural, del interior, será temporada baja si lo hacemos en verano o primavera que si lo hacemos en otoño y/o invierno, que se considera temporada alta.

Dicho y comprendido esto, puedes ahorrar bastante haciéndolo de este modo. Es cierto que no podemos bañarnos en la playa en pleno invierno como sí lo haríamos en verano, pero si os gusta el sitio de costa por muchas otras razones que no sea la playa, es mejor que lo hagáis en temporada baja porque el ahorro es bastante considerable, aunque recuerda siempre utilizar los cupones de descuento de MasCupon.

Objetivos del viaje

Priorizar y tener claro los objetivos por los que hacemos un viaje en concreto, nos facilita bastante la tarea no sólo de ahorro sino también de programación del viaje. Si hacemos un viaje a la sierra y lo que nos gusta es el senderismo, buscaremos rutas, por ejemplo, en los que no necesitemos guías… O también ahorraremos en ciertos bares y restaurantes más económicos que nos vayamos encontrando en el lugar de destino para emplear el dinero en aquellas cosas que hemos ido a visitar.

Apunta en un libreta el motivo o motivos por los que quieres realizar ese viaje y busca información en internet sobre los costes de cada visita que quieres realizar en el lugar elegido. Esto te ayudará a desechar las “menos importantes” y recaudar el dinero necesario y exacto para no malgastar en cosas o visitas innecesarias.

Habitación privada antes que apartamento, y apartamentos antes que hotel

Si quieres ahorrar una vez ya hayas pisado suelo elegido, la mejor forma de hacerlo es hospedándose en una habitación privada de las muchas que se ofertan en diferentes sitios de internet (Airbnb, Milanuncios, etc.). Las habitaciones privadas son cedidas por los dueños del hogar (que convivirán contigo en el momento de tu viaje) y su coste no suele ser elevado.

Si por el contrario, buscáis un poco más de intimidad, pero tampoco queréis gastaros tanto en un hotel, lo mejor es sin duda elegir un apartamento, casa, piso, que podéis encontrar en MasCupon. Pagaréis como en un hotel, por noche de estancia, pero con la comodidad añadida de que será toda una casa para vosotros (con sus distintas habitaciones) y una cocina para poder hacer de comer nosotros mismos (con esto también ahorraríamos por no comer fuera).

Visitas gratuitas en el lugar de destino

Una vez esteis en el lugar elegido, una manera acertada de ahorrar dinero es realizar las visitas a museos, casas culturales y otras visitas los días donde dicho servicio es gratuito y en caso de los lugares donde hay que pagar, puedes adquirir tus entradas en MasCupon. Para ello, lo mejor es informarse previamente llamando a los números de teléfono de dichos lugares o visitando sus webs en caso de tenerlas.

Esperamos haberos sido de gran ayuda y ¡suerte con el ahorro! Por cierto, nada mejor como ir ahorrando a primeros de año para esos viajes que queremos realizar.

playas

Las playas ideales para ir con niños

1. Playa Poo, Llanes (Asturias)

Un mar sin olas. Es lo que los caprichos de la naturaleza consiguen en este rincón asturiano donde un entrante de mar avanza tierra adentro entre las rocas formando el arroyo Vallina, en la desembocadura del cual encontramos una playa de unos 150 metros de largo. La arena bajo nuestros pies, el agua salada, pero ni rastro de olas, ideal para la seguridad de los más pequeños. Cuando baja la marea, además, se crean pequeños charcos ideales para construir castillos de arena con foso incluido. La playa cuenta con todo tipo de servicios: aparcamiento, vigilancia, puesto de atención sanitaria y duchas. Por si necesitáramos alguna compra de última hora, Llanes está a solo 2 kilómetros de distancia.

Playa Poo, Llanes. / Cedida por: Turismo de Llanes.

2. Playa del Prat de Llobregat, Barcelona

No hay paseo marítimo, ni edificios cercanos, ni apenas chiringuitos, a cambio, podemos ver tortugas marinas en recuperación, barcos de vela y aviones llegados de todas partes del mundo. Precisamente la cercanía del aeropuerto ha sido el motivo por el que en El Prat, a diferencia del resto de playas barcelonesas, no se ha permitido la urbanización de la zona. Además de un agua cálida, recuperada gracias a una depuradora, aquí encontramos el Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM) un equipamiento pionero en Europa que puede visitarse los fines de semana; un Centro Municipal de Vela para practicar todo tipo de deportes acuáticos: y, en la carretera que lleva a la costa, dos miradores para ver impresionantes aterrizajes donde los aviones nos sobrevuelan a escasos metros de altura. Imposible escuchar el típico ‘me aburro’ de los niños. La playa, además, cuenta con todos los servicios básicos.

Playa del Prat. / Cedida por: Ayuntamiento de El Prat de Llobregat.

3. Playa Trengandín, Noja (Cantabria)

Como en todas las playas cántabras, el entorno natural aquí es espectacular. En este lugar en concreto, además, se da la particularidad de que, con la bajada de la marea, se crean pequeñas pozas donde los niños lo pasan en grande jugando con agua de mar pero sin peligro a las olas ni a la profundidad. La playa está unida a la de Helgueras y juntas suman casi 6 kilómetros de costa, ambas están salpicadas de grandes rocas que, no solo le dan un aspecto de paisaje lunar sino que, con la marea baja, dejan al descubierto toda una colección de moluscos que despiertan la curiosidad de los niños, que ejercen aquí de pequeños marisqueros. Trengandín, además, cuenta con servicio de Biblioplaya, de forma que se puede aprovechar la jornada para inculcar el hábito de lectura en los niños. ¿Qué más se puede pedir?

Playa Trengandín. / Cedida por: Turismo de Noja.

4. Playa de La Concha, Oropesa del Mar (Castellón)

Es uno de los clásicos veraniegos y no es de extrañar porque en esta playa está todo pensado para las familias. Se trata de una playa urbana, con forma de bahía,  donde podemos darnos un baño en aguas con escaso oleaje, poca profundidad y temperatura cálida, ideal para los niños. La playa cuenta zonas para el ocio infantil, con toboganes y columpios, así como espacios para la práctica de deportes como fútbol o vóley-playa. Para los que prefieren el agua a la arena, también hay posibilidad de alquilar patines. Al estar en pleno centro urbano de Oropesa, cuenta con paseo marítimo con una gran oferta de bares y restaurantes así como tiendas, por lo que no debemos preocuparnos tanto por qué meter en la bolsa de playa. Aunque está muy concurrida en verano, merece la pena para quienes busquen vacaciones familiares con gran oferta de ocio.

Playa de La Concha. / Cedida por: Turismo de Oropesa del Mar.

5. Playa Norte, Peñíscola (Castellón)

Es uno de los imprescindibles para los aficionados al Levante. La playa renueva cada año su bandera azul, lo que demuestra que dispone de calidad en sus aguas y servicios en la arena donde, entre otras cosas, podemos alquilar hamacas y sombrillas, algo que nos permite viajar más ligeros de equipaje. Es el lugar perfecto para quienes disfrutan con el bullicio veraniego y su paseo marítimo, repleto de palmeras, es perfecto para dar paseos al atardecer o bien recorrerlo en bicicleta (no hace falta viajar con ella, ya que hay empresas de alquiler en la zona, algunas incluso te llevan la bici al hotel). Una de las ventajas de esta playa son las vistas, porque desde aquí se contempla el impresionante castillo del Papa Luna, una excursión perfecta para hacer con los niños después de la jornada de baño, ya que está abierto hasta las 21’30h.

Playa Norte. / Cedida por: Turismo de Peñíscola.

6. Playa El Sardinero, Santander (Cantabria)

Bañarse en el mar es solo una de las muchas actividades que pueden hacer los niños en la playa del Sardinero de Santander, también conocida como la playa Primera (o la Segunda, según la zona en la que estemos, ya que son contiguas aunque separadas por un promontorio de Piquío). La zona cuenta con varios parques infantiles en los que el ayuntamiento organiza un completo programa de actividades: deporte, sesiones de dibujo y pintura, cuenta cuentos, servicio de biblioteca, talleres de educación ambiental, juegos tradicionales… y así hasta 60 actividades diferentes para todo el verano. La jornada se puede completar con una visita al Parque de la Magdalena, un auténtico parque de atracciones para niños donde pueden desde ver un pequeño zoo con pingüinos y leones marinos hasta la reproducción de cuatro impresionantes carabelas.

Playa El Sardinero, Santander.

7. Playa de la Misericordia (Málaga)

La calidad de las playas malagueñas es tal que resulta muy difícil elegir solo un lugar donde disfrutar de las cálidas aguas del Mediterráneo. Entre la gran oferta costera de la provincia, la playa de la Misericordia, sin duda, es una de las más idóneas para ir en familia. Se trata de una de las playas urbanas de Málaga ciudad, de modo que el acceso es fácil tanto a pie como en autobús o en coche, ya que dispone de zonas de aparcamiento gratuito. La zona está equipada con varios parques infantiles y el mar está siempre en calma, excepto a última hora de la tarde, cuando pasa el Melillero, el buque que hace la ruta Málaga-Melilla, que provoca a su paso un pequeño tsunami que pasa empapa las toallas de los despistados y sirve de atracción acuática para los niños. Esta playa, además, es uno de los lugares elegidos por el ayuntamiento para proyectar el cine de verano al aire libre con una programación de películas dedicadas especialmente al público joven.

Playa Misericordia, Málaga. / Cedida por: © Área de Turismo Ayuntamiento de Málaga.

8. Playa del Castellar, Mazarrón (Murcia)

El conjunto de la bahía de Mazarrón es un destino idílico para los amantes de la playa, ya que cuenta con tramos urbanos y repletos de servicios así como calas en estado casi salvaje y alejadas del bullicio veraniego.  Si vamos con niños, una buena opción es la playa del Castellar, en el municipio Puerto de Mazarrón -que pertenece a Mazarrón-. Además de una arena fina y limpia, una vez nos adentramos en el mar, debemos avanzar bastantes metros hasta que empieza a cubrir, algo ideal para los más pequeños. De lunes a jueves y en horario de mañana, además, el ayuntamiento organiza aquí actividades gratuitas para los niños, como talleres de manualidades o deporte. La playa cuenta con paseo marítimo con una gran oferta de tiendas y restauración y por la noche es espacio habitual de actividades lúdicas como conciertos o el famoso Carnaval de Verano, que se celebra en agosto. Y si los niños se cansan de tanta playa, podemos hacer desde aquí varias excursiones interesantes, como enrolarnos en un barco para avistar cetáceos, que parten desde el Puerto de Mazarrón, o visitar la Batería de Castillitos de Cartagena una fortificación que fue candidata a convertirse en El Mejor Rincón 2013.

Playa del Castellar, Puerto de Mazarrón. / © Turismo Bahía de Mazarrón.

9. Playa La Barrosa, Chiclana (Cádiz)

Hay muchas cosas de las que Cádiz puede presumir, pero sobre todo de playas. Una de las más recomendables es La Barrosa, en Chiclana, no solo para familias sino para cualquier viajero que disfrute con el mar. Aquí nos esperan 6 kilómetros de arena fina dorada galardonados con los distintivos de bandera azul y Q de calidad turística, una playa que en realidad son muchas ya que hay espacio para todo. La zona inicial (cercana a la playa de Sancti Pedri) está plagada de rocas donde los niños lo pasan en grande buscando pequeños moluscos o cangrejos de mar. En la zona central, la más urbanizada con paseo marítimo incluido, encontramos con todo tipo de servicios, como duchas, aseos, aparcamiento público, parque infantil y oferta de restauración. Mientras, si nos alejamos del paseo para acercamos más hacia la zona de Torre del Puerco, la playa se vuelve más salvaje y solitaria, con dunas que le dan un aspecto de naturaleza virgen. Si los pequeños aguantan, nada como ver atardecer en La Barrosa, con el castillo de Sancti Petri como testigo que nos observa desde el mar, sobre un islote al que solo se puede acceder en barco.

Playa La Barrosa, Chiclana. / Cedida por: Turismo de Chiclana.

10. Cala Galdana, Menorca (Islas Baleares)

Menorca se ha ganado a pulso el distintivo de destino familiar por excelencia y por eso sus playas se llenan cada verano de niños. El agua casi transparente que baña su costa es ideal para que los pequeños puedan calzarse unas gafas de buceo y unas aletas y aventurarse a observar el fondo marino en busca de peces. Uno de los encantos de la isla es encontrar calas pequeñas y poco masificadas en las que pasar el día como la Macarella o Trebaluger, pero es algo recomendable para quienes tienen hijos de más de 10 años, ya que hay que caminar bastante y es difícil encontrar servicios cercanos. Para las familias con niños más pequeños, una buena opción es Cala Galdana, con agua paradisíaca pero también chiringuitos, alquiler de tumbonas y sombrillas. El acceso desde los apartamentos y hoteles de la zona es muy fácil y en el agua hay que adentrarse muchos metros para que llegue a cubrir. Cuenta con una zona de pinares ideales para poder comer a la sombra o simplemente descansar un poco del sol. Podemos ver excelentes paisajes de la zona desde los cercanos miradores des Riu y de sa Punta.

Consejos para ir de camping con los niños

Consejos para ir de camping con los niños

 

Ir de camping con los niños puede ser una excelente aventura pero es importante que se tenga una buena planificación. Para los niños el camping es sinónimo de aventura y la posibilidad de divertirse y disfrutar al aire libre. Eso sí, para que la excursión sea un éxito, es preciso planificarla de forma metódica en función de la edad de los niños.

Además de ser una opción sana  de vacaciones, por lo general el camping también es  económico. Estas unos días en contacto directo con la naturaleza  y te permite alejarse de la rutina y el ritmo de la ciudad, es una excelente manera de estrechar los lazos entre la familia mientras los pequeños de la casa lo disfrutan en gran medida.

Sin embargo, para algunos llevar a bebés o niños pequeños de camping puede resultar algo engorroso. Por ello, prefieren esperar a que crezcan y tengan una edad en la que sean más independientes y responsables. Sin embargo, como apuntan los especialistas en realidad son más las trabas personales que las limitaciones reales para realizar esta actividad con niños de corta edad.

Para que la salida sea un éxito la clave es la planificación. Es necesario organizar la salida en función de la edad y las características de los miembros de la familia que van a participar, prever todas las necesidades que se deben cubrir y anticiparse a los problemas o dificultades que puedan surgir. Estos son algunos de los puntos principales que según  los expertos aconsejan tener en cuenta para planificar una salida de camping con los niños:

Para padres con bebés menores de dos años, es quizá más aconsejable organizar un camping donde, además de disfrutar de la naturaleza con sus hijos, pueden encontrar instalaciones y servicios esenciales para el cuidado adecuado de un bebé. Una excelente opción para que los niños se habitúen a dormir en el exterior y superen los posibles miedos a la oscuridad u otros elementos nocturnos es hacer una prueba, como por ejemplo hacer primero un camping  casero. Esto es:  por una noche ir de camping en el  jardín de la propia casa o de algún familiar o amigo. Además de pasarlo muy bien, servirá a los padres para comprobar si sus hijos están preparados para el evento.

Otra cosa que ayudará es  visitar antes el lugar donde se irá de camping para comprobar que es una zona segura y autorizada. Es preciso verificar la ausencia de animales peligrosos cerca, cerciorarse de que las salidas y entradas al lugar son transitables (para poder atender de forma rápida y eficaz cualquier posible urgencia) y comprobar que hay cobertura para comunicarse con el móvil.

Debes considerar que las familias que no estén habituadas a ir de camping con los niños deben pedir consejo a quienes sí las realizan con frecuencia. En estos casos es fundamental consultar sobre el tipo de equipamiento (tiendas, sacos, comidas, hornillo, entre otros) que deben llevar para que su estancia sea satisfactoria. También se debe preguntar por referencias sobre los posibles imprevistos que pueden surgir.

Una de los factores que hay que considerar son las condiciones meteorológicas adversas ya que malas condiciones pueden arruinarte la estadía. Es preciso, por una parte, comprobar que los días previos a la salida no hayan sido muy desfavorables para que el entorno donde se acampará no esté afectado por agua o barro. Por otra parte, es necesario verificar el día anterior a la partida la previsión de precipitaciones, temperatura y viento, para evitar que los niños se expongan a situaciones adversas.

Una vez te hayas decidido y hayas llegado al campamento, los padres o adultos que acompañen a los niños deben tomar ciertas precauciones para impedir cualquier accidente. Lo principal es no perderles de vista y mantenerles en estrecha vigilancia, pero además, los expertos en camping sugieren lo siguiente:

Cuando llegues al terreno del camping se debe dar a los niños orientaciones sobre dónde se encuentran para que, en el caso de que se extravíen, puedan localizar sin dificultad el campamento. Se pueden utilizar como referencia árboles muy altos o rocas, por ejemplo..

Si es preciso, se pueden establecer límites de paso en el perímetro del campamento e indicarles a los pequeños la prohibición de cruzarlos por los peligros que puede implicar.

Siempre lleva ropa de abrigo ya que en las zonas naturales, las temperaturas diurnas pueden descender bastante durante la noche y es mejor ser precavido para evitar que los niños pasen frío y se enfermen.

Por la noche conviene proporcionar a cada niño una pequeña linterna con suficiente carga. Además de hacerle sentir más seguro, puede ser de inestimable ayuda en caso de extravío, pero para los niños una linterna en la noche es diversión asegurada.

Para quienes viajan con los más pequeños, es recomendable llevar un intercomunicador. De esta manera es posible continuar la jornada fuera de la tienda con tranquilidad, mientras el bebé duerme en su interior.

Si solicitas ayuda de quienes tienen más experiencia en referencia a ir de camping con los niños y tomas en cuenta las sugerencias que te hemos aquí brindado, estamos seguros que disfrutarás muchísimo de ir de camping con los niños.

disneyland

Cómo evitar las colas en Disneyland París

No hay fórmulas mágicas y alguna cola os va a tocar, así que es mejor metalizarse. No obstante, hay algunos trucos que os evitarán bastantes:

Acceso de 8 a 10h

Si os alojáis en uno de los hoteles del parque, de 8 a 10 de la mañana, si conseguís madrugar, se abre el hotel en exclusiva para los huéspedes (madrugadores) de los hoteles: en teoría apenas hay cola en las atracciones más demandadas y es la mejor hora para coger el primer fastpass del día.

¿Y cómo funciona el fastpass en Disneyland Paris? 

Es muy sencillo: a la entrada de determinadas atracciones (no todas, en el plano que te dan en la entrada vienen señaladas cuáles tienen Fastpass, hay unas máquinas en las que introduces tu entrada al parque y te devuelve un fastpass para la atracción en cuestión: con este “pase rápido” te dicen a qué hora debes volver a la atracción y puedes acceder a la misma sin esperar la cola general. Generalmente también hay un poquito de cola, pero quizás 10 minutos frente a los 60 que puede haber en la cola general. Sólo se puede tener un fastpass a la vez, es decir, no puedes pedir para varias atracciones. Cuando pides el primero, hasta que no pasa la hora en la que puedes acceder a la atracción que sea, no puedes ir a por otro, y como regla general a las 15 o 16 suelen acabarse.

Última hora

No sólo los madrugadores tienen premio: los que van a última hora a las atracciones también, ya que suele haber muchísima menos cola en atracciones muy demandadas como Peter’s Pan Flight o Pirates of the Caribbean, y además muchas de ellas cierran más tarde que el resto (pregunta horarios de las que te interesen el primer día al entrar al parque). Hay varios factores que hacen que las colas se vacíen bastante al final del día: mucha gente llega muy temprano al parque, los niños a última hora están cansados, el espectáculo nocturno atrae a muchos visitantes y con el horario europeo hacia las 20.30-21 muchos están ya cenando. Nosotros a primera hora, como os decía, no llegamos ni un día, pero a última hora nos montamos en muchísimas atracciones con colas de apenas 15 minutos.

viajar con niños

Diez destinos españoles para viajar con niños

Salou, Tarragona, Cataluña

¿Sois una familia amante de la aventura pero tampoco le hacéis ascos a un poco de tranquilidad? Pues la opción para vosotros será Salou. Esta localidad de la Costa Dorada tiene sol y aventura. Tendrás kilómetros de arena donde tumbarte, refresco en mano, mientras tus niños chapotean en el mar. PortAventura está tan cerca que casi sería pecado no acercarte. Hay actividades para toda condición cardiaca. Podrás alojarte en las recién inauguradas habitaciones Deluxe Callaghan en el hotel Gold River dentro del resort. Si todavía te falta un motivo más para reservar ya un hotel en esta localidad costera, solo decirte que PorAventura acoge un espectáculo de Cirque Du Soleil, Amaluna. Del 3 de julio al 23 de agosto podrás disfrutar en exclusiva de los malabares más maravillosamente coreografiados del mundo.

salou

Menorca, Islas Baleares

Sin duda esta isla es un destino familiar por definición. Es una de las islas más tranquilas de las Baleares y es por ello que las familias acuden en tropel a torrarse sobre la arena de sus calas. La cala Macarella, la Cala Galdana o la Cala Mitjana son propuestas de playas que disponen de todas las comodidades que una familia pudiera necesitar. Además son de fácil acceso. Si queréis evitar el boom turístico que desborda la isla en temporada alta nuestra recomendación es que os escapéis con los niños a principios de julio o en septiembre.

Menorca, Islas Baleares

Lanjarón, Sierra Nevada, Granada, Andalucía

Después de un curso escolar muy complicado, has decidido que tus hijos, sobrinos, primos, tu pareja, tu perro, tu gato y tú necesitáis un merecido descanso. Entonces Lanjarón es la idea perfecta. (http://www.hotelbalneariolanjaron.com). Sus tratamientos termales, servicios, manantiales y una ubicación increíble convierten este balneario de Granada en un destino único para relajarse y recuperar los años de vida que te quita el trabajo. Los niños de menos de 12 años tienen un descuento del 50% en alojamiento y régimen compartiendo habitación con 2 adultos. Además el balneario de Lanjarón dispone de un programa especial para pequeños que incluye baño de burbujas, ducha circular y reposo en terraza. Nunca es demasiado pronto para empezar a mimarse.

Lanjarón, Sierra Nevada, Granada, Andalucía

Valencia

¿Te cuesta decirle adiós a tus hijos cuando se van de acampada? ¿Sientes envidia cuando regresan y te cuentan todo lo que han hecho mientras tú te has pasado el verano encerrado en casa? Lo que tú quieres es irte de campamentos con ellos. Ahora puedes. Escala un rocódromo, lánzate por la tirolina, o traviesa un puente tibetano… Será como volver a tu infancia acompañado, esta vez, de toda la familia. Mañanas de infarto y noches de recogimiento alrededor del fuego. La mejor y más dinámica manera de estrechar vínculos generacionales. ¡Reserva ya tu estancia!

valencia

Denia, Alicante

Hoy en día aprender inglés es casi igual de vital como caminar. Algunos se pasan toda la vida intentando articular una frase en inglés sin conseguir pasar de un mísero hello. Para que tus hijos no te pasen la mano por la cara en esta materia, tendrás que ponerte las pilas este verano. Lo mejor de todo es que lo puedes hacer en familia. En esta localidad costera alicantina se puede. Se organizan cursos para adultos y niños a partir de cinco años en diferentes centros del pueblo. Las clases están diseñadas de modo que las entradas y las salidas se puedan hacer a la vez. Se combina el aprendizaje con actividades de ocio y culturales. Además, la playa siempre es una opción para asentar conocimientos…

denia

Islas Cíes, Galicia

Si quieres una escapada al Caribe pero se te va de presupuesto, las Islas Cíes son la perfecta opción para llevar a tu familia. Se trata de un parque nacional en la Costa Atlántica donde las playas son de arena blanca y las aguas muy tranquilas y cristalinas. El único alojamiento que hay es el camping Cíes y tiene una capacidad de 800 personas. Existen dos restaurantes y permiten una estancia máxima de 15 días. Es una manera perfecta para vivir y disfrutar de la naturaleza sin demasiadas interferencias de la vida moderna.

Islas Cíes, Galicia

Los Picos de Europa, Asturias

Este destino es la manera ideal de iniciar a tus peques en el mundo del senderismo. La ruta de Cares es casi toda llana y los más renacuajos podrán hacerla sin demasiada dificultad. Y cuando os canséis de andar, coger el funicular de Bulnes desde Poncebos hasta la remota aldea de Bulnes. Ya que estáis por la zona aprovechad para hacer un poco de visita cultural. No os perdáis ni la iglesia románica de Piasca en Liébana ni, por supuesto, el santuario de Covadonga.

Los Picos de Europa, Asturias

Pirineo Aragonés, Huesca, Aragón

Para los amantes de lo verde y el turismo rural esta provincia es un paraíso. Hay pueblos encantadores y con aires mediaevalescos que visitar como Aínsa, Torla o Boltaña. Para practicar senderismo hay muchas rutas que seguir con diferentes niveles de dificultad como las del valle de Añisclo, Valle de Pineta y el, clásico de los clásicos, las del Valle de Ordesa. Pero si aventura es lo que estabais buscando, dejaros caer por el ecoparque El Juncarral.Se encuentra en Villanúa y se trata de un parque de aventuras con 6 recorridos, 60 juegos y 15 impresionantes tirolinas. Una de ellas es la más larga de todo el Pirineo con 160 metros de cuerda. Las actividades son aptas para todos los públicos a partir de 6 años.

Pirineo Aragonés, Huesca, Aragón

Cuenca

Empezar vuestras vacaciones por la ciudad mágica de Cuenca siempre es una buena idea. Ofrece historia y una arquitectura peculiar con sus casas colgadas. Cuando tus niños se cansen de caminar por asfalto, llévatelos a la serranía de Cuenca. Hay infinidad de rutas, pozas naturales y pueblecitos tranquilos y encantadores que ver. El nacimiento del río Cuervo es una excursión muy recomendable para hacer con toda la familia. Una vez dejes el coche en el aparcamiento solo tendrás que recorrer un quilómetro y medio hasta llegar a un paraje muy especial. Si estas por la zona, no dejes de pasearte por la ciudad encantada. Su origen se remonta a hace 90 millones de años cuando la “ciudad” formaba parte del fondo del mar de Thetis. La acción del agua, el viento y el hielo ha dejado un impresionante fenómeno geológico genial para dejar volar la imaginación….

cuenca

Guipúzcoa, País Vasco

Tus niños ya son un poco mayores y quieres darles unas vacaciones que recuerden toda la vida. Es más, quieres crear un recuerdo inolvidable en su retina y fortalecer lazos familiares pero no sabes cómo. Aquí hay una opción muy válida. Se trata de unas vacaciones sobre dos ruedas. Aprovechando caminos olvidados y antiguas vías de tren, se han creado las rutas verdes por las que circular kilómetros y kilómetros sin encontrarte con un solo coche. Sólo la naturaleza y tu familia, claro. Una de los itinerarios más recomendables es el que te conduce de Zumárraga hasta Zumaia, en la provincia de Guipúzcoa. La del Urola, es una de vías verdes más completas y sugerentes, pues, este itinerario te acercará a lugares tan interesantes como el Museo Vasco del Ferrocarril de Azpeitia o el santuario de San Ignacio de Loyola. Tiene un recorrido de 20 kilómetros de largo.

guipuzcoa